Las salus, una gran ayuda en casa con tu bebé.

salus

Hoy quiero hablaros en mi blog de las salus. De cómo pueden ayudarnos en el momento del nacimiento de nuestros hijos y de mi admiración por su trabajo.

Las salus son enfermeras, expertas en pediatría, puericultoras o auxiliares de enfermería especializadas en el cuidado del bebé desde su nacimiento.

Cuidadoras profesionales a domicilio con un trabajo absolutamente vocacional y pasión por los bebés.

Las salus son mujeres con una sensibilidad especial y capacidad para empatizar con la mujer que acaba de parir.

Lo más habitual son sus servicios nocturnos. Contar con una salus durante la noche ayuda a que la madre pueda descansar y recuperarse rápidamente del parto. Aunque, también puedes contar con sus servicios durante el día.

La llegada a casa con nuestro recién nacido

En muchas ocasiones tras dar a luz nos encontramos en casa aún no recuperadas del parto o cesáreas. Con pocas fuerzas, cansancio… Y con un pequeñín que requiere de nuestra atención y cuidados casi las 24 horas del día.

Es una nueva etapa de nuestra vida, una etapa preciosa y llena de ilusión. Sin embargo, también tenemos mil dudas, inseguridades, miedos. Y a veces incluso sensación de no ser capaces. Además del pudor de hablar de ello con los demás. ¡A ver si alguien va a pensar que no somos super woman!

A nadie se nos ocurriría pensar que después de una operación de amígdalas o juanetes o incluso si estamos pasando una gripe… al día siguiente estemos en plena forma y trabajando 24 horas casi sin pausa. Sin embargo, tras dar a luz parece que esto deba ser lo natural.

Estar sometido a este agotamiento puede incluso llegar a interferir en la lactancia o favorecer la temida depresión postparto.

Es curioso pensar que a las personas nos da mucha satisfacción ayudar a los demás y por otro lado, nos cuesta mucho pedir, aceptar o contar con la ayuda de otros. ¿No os parece una contradicción?

¿Cuantas veces nos ofrecen ayuda y la rechazamos? Ahora somos la mamá y creemos que debemos poder solas con todo. Y nos sentimos culpables por dedicarnos tres cuartos de hora a comer o arreglarnos. No es egoísmo, si tu estás bien estás cuidando a los demás.

Aceptar la ayuda de alguien en quién confiamos es un regalo para ambos.

¿Qué diferencia hay entre una matrona, una salus y una doula?

Las matronas son profesionales tituladas que asisten a la mujer durante el embarazo, parto y puerperio. Suelen atender a las mujeres en centros de salud u hospitalarios.

Las salus son enfermeras, expertas en pediatría, puericultoras o auxiliares de enfermería especializadas en el cuidado del bebé desde su nacimiento y en la atención de la madre durante el puerperio. Ofrecen sus servicios a domicilio.

Las doulas son mujeres que han sido madres y que acompañan a otras mujeres en su camino hacia la maternidad aconsejándolas en base a su experiencia. En España no está reconocido como profesión, no tienen titulación relacionada.

Pero, ¿A quién puedo confiarle mi bebé?

Desde luego que a alguien que nos de tranquilidad y confianza. Cuando los papás primerizos llegamos a casa con nuestro recién nacido todo es nuevo. Y mucho más cuando son gemelos o mellizos.

Desde las rutinas, los cuidados de higiene, la alimentación… Y los problemas comunes que nos producen tanta inseguridad. Al principio no sabemos por qué lloran si será hambre, sueño, frío… ¿Le pasará algo? ¿Deberíamos llamar al pediatra? ¿Qué me estará queriendo decir este niño? Tenemos que ir conociendo a nuestro pequeño.

Y bueno, cuando no somos tan primerizos los problemas pueden ser otros. Tener que atender a otro u otros niños aún pequeños y todo lo que conlleva.

Las salus están especializadas tanto en los cuidados del bebé como en la recuperación física y emocional de la madre. Te ayudarán con las dudas sobre la lactancia, el cuidado del cordón umbilical, cómo cortar las uñas, masajes para aliviar los cólicos…. Pero sobre todo, esta ayuda te permitirá descansar para que puedas disfrutar de este maravilloso momento de tu vida con total intensidad.

Si estás pensando en contar con el apoyo de una salus, lo ideal es que contactes con ella uno o dos meses antes del nacimiento. De esta manera podrás buscar una persona con la que tú te sientas cómoda y además le podrás pedir consejos para preparar en casa todo lo que vas a necesitar para cuando llegue tu bebé.

Precios ¿Que cobran las salus?

Hace años el servicio de una salus era algo muy exclusivo, reservado sólo para aquellas familias con un alto poder adquisitivo.

Sin embargo, en la actualidad cada vez más familias recurren a ellas.

Por un lado, porqué cada vez son más conocidas. Y esto en gran medida gracias a que muchas celebrities se han apoyado en las salus durante su maternidad y han tenido la generosidad de compartir su experiencia y hablar públicamente de ello.

Y por otro lado, porqué sus tarifas se han democratizado. Hoy en día lo normal es que el precio por hora oscile entre los 9 y los 12€.

Si quieres saber más sobre ellas te puedo recomendar que contactes con Carolina de bebesalus. ¡Seguro que te atiende fenomenal!

Gracias por dedicarnos tu tiempo y leer nuestro blog.

Si tienes alguna duda o hay algún tema sobre el que te gustaría ser informada, déjalo escrito en comentarios.

En dejando huella joyas, no sólo inmortalizamos momentos que dejan huella, también queremos acompañarte en tu camino hacia la maternidad.

 

 

17 Comments

  1. ¡Hola! La verdad es que no sabía de las Salus. Estoy familiarizada con las enfermeras a domicilio, con las matronas y con las doulas pero, no sabía que existían las salus como una categoría especializada. Me ha encantado saberlo. Siempre es muy importante tener ayuda en casa después del nacimiento. Muchas gracias por compartir 🙂

  2. Hola! 🙂 La verdad que ya había oído hablar de este tema en algunos sitios, y me parece un gran tema, además de avances y sobretodo ayuda para las mamás primerizas, ayuda ante no saber que hacer y como comportarse, me parecen genial!

    1. La verdad es que da mucha tranquilidad cuando tienes la ayuda de un profesional. ¡Son casi mágicas!

  3. Muy interesante. Había oído hablar de las salus, pero es cierto que pensaba que era algo exclusivo. La ayuda durante el puerperio, ya sea de una salus, ya sea mediante apoyo familiar o del entorno, es muy importante al principio, con lo que me parece una opción ideal para poder disfrutar mucho más de esa etapa de cambios.

    1. Si que es una etapa en la que se agradece mucho una buena ayuda. Yo tuve la suerte de contar con mi madre que aún es joven y me aguanta todo jajaja. Muchas gracias por tu comentario.

  4. Vaya! No sabia de su existencia. Normalmente viene tu madre o algún familiar a ayudarte. Y aunque lo hagan con mucho cariño, siempre una persona especialista y vocacional, es una gran aliada en estos momentos de agotamiento, y dudas, y sobre todo cuando eres primeriza. Y para quien no tenga esta posibilidad de que algún familiar te ayude, pues es una opción ideal. Me ha gustado mucho leerlo y estar informada de ello. Gracias!!

    1. Me alegra mucho que te haya gustado Carmen! Lo cierto es que a veces no podemos tirar de la familia, la baja de paternidad se acaba enseguida y además el cansancio… Hay que apoyarse en los demás para recuperarnos rapidito y disfrutarlo. El momento merece la pena.

  5. Pues acabo de descubrir a las salus!!!
    Y me parece un servicio fantástico. Ojalá las hubiera conocido cuando nacieron mis niños. Había noches en las que en los periodos de lactancia tenía que levantarme cada hora, que horror. Y a la mañana siguiente llevar tu vida como si todo fuera igual. A las mamás debemos de mimarlas y cuidarlas más incluso que al bebé recién nacido. Y es algo de lo que nos olvidamos.
    Besos!!

    1. Si, justo nos pasa eso. Sobre todo con el primer bebé que entre que nos levantamos con cada pequeño ruidito que hace, le damos el pecho, gasecitos, cambio de pañal, nos cuesta volver a conciliar el sueño… tenemos la otra toma encima! Desde luego las mamás merecen un premio.

  6. No conocía esta figura de la enfermera salus y me ha parecido tremendamente interesante y útil saber de su existencia. Lo tendré en cuenta en un futuro. Gracias 🙂

  7. Ostras es la primera vez que escucho este término; me ha recordado a las «cuidadoras» que como has comentado tenían y/o tienen ahora las familias más pudientes no sabía que se había extendido más. Me parece genial tener apoyo en esos días después de dar a luz ya que como bien explicas se está agotada y que puedas conocer a la persona que te puede dar una mano antes está perfecto.

    1. Que alegría me da haberos descubierto a las salus! Yo las admiro muchísimo, además da mucha tranquilidad poder contar con alguien con experiencia y formación, porque, como en todo, cuando pasas de la teoría a la práctica… siempre hay mil dudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.